lunes, 22 de agosto de 2011

Ernesto López Soto, decimista y criollo limeño


*
Me parece oportuno recordar a Ernesto López Soto. Nació el 21 de agosto de 1961. Fue un reconocido declamador y recitador, también podía improvisar décimas. Publicó Sin hacer mucho alboroto (1990). Postumamente se dio a conocer Con mi saco azul marino. Décimas (2006). Falleció bastante joven, el 4 de febrero de 2005.
*
*
Trimestizaje

Ι
Si defino el mestizaje
que existe en todo mi ser
qué podría aparecer
entre mi trimestizaje.
Lo hispano de mi linaje,
lo andino de mi Perú,
la herencia de los bantú
o de mandingas quizá.
Qué cargo podría ocupar
mi romántica aptitud.


ΙΙ
Ser hispano aventurero
quizás un conquistador,
un drástico inquisidor
o un godo bodeguero.
De repente un escudero
con un heráldico emblema,
un soldado en tierra ajena
de una monárquica ley,
gritando: “Dios salve al rey
y que me guarde a la reina”.


ΙΙΙ
De estar en el incanato
por mi mística afición
estallara en religión
gozando de muy buen trato.
Montaría un aparato
brillante cual un crisol,
aromático arrebol
que la fe predicaría
y también prepararía
a las vírgenes del Sol.


ΙV
Y en el África lejana,
en la tribu que estuviera
mi talento lo ofreciera
a salvar la vida humana.
Y por esta acción tan sana
loa ancianos se reunieron
y en consejo me ofrecieron
un cargo muy importante,
convirtiéndome al instante
en el médico hechicero.


El negro zapateador

Por resaltar el folklore
en su picara expresión
hoy sigue la tradición
el negro zapateador


Ι
Al terminar la jornada
donde la gente descansa
como un himno a la esperanza
sale a cantar la peonada.
Y entre tonada y tonada
que a la noche da color,
suena un violín con sabor
que al zapateo da vida,
con las clases recibidas
por resaltar el folklore.


ΙΙ
Si no hay violín existente
entre silbido y palmadas
les ensenan las pasadas
y amarres correspondientes.
Va de pariente en pariente
cual musical religión
y el aprendiz con pasión
con ritmo sus pies desliza
y cual maestro improvisa
en su pícara expresión.


ΙΙΙ
Ya adquiriendo maestría
el zapateador peruano
al introducir las manos
da pasos de fantasía.
Y con mística armonía
sale en cualquier reunión
y ante toda la afición
al contrapunto se entrega
y muchas familias negras
hoy siguen la tradición.

ΙV
El ganador de la farra
es líder o ídolo nuestro
y es proclamado maestro
por la apasionada barra.
Si acompaña la guitarra
es por mayor o menor.
Rindámosle pues honor
aparte de nuestra historia
que la ha cubierto con gloria
el negro zapateador.



La herencia que he recibido

Buenas noches, bienvenidos
soy López Soto Ernesto
les diré en este contexto
la herencia que le recibido


Ι
Son ciento cincuenta anos
del fin de la esclavitud,
a nosotros el Perú
nunca nos resulto extraño.
No fue el migrante huraño
sino el leal, decidido
el pueblo que fue traído
desde el Africa lejana,
la gente peruana,
buenas noches, bienvenidos.


ΙΙ
Y hemos crecido juntos
nosotros y la nación
con gran participación
y en importantes puntos.
Mas por ahí va el asunto
sobre un olvido molesto,
no se bajo qué pretextos,
mas nunca lo reclamamos
aquí en derechos humanos,
soy López Soto Ernesto.


ΙΙΙ
Somos parte del Perú
y hemos escrito su historia
que retiene en la memoria
a toda la negritud.
Y nuestra mayor virtud
es el estar siempre presto
ante cualquier sena o gesto
que dañe su integridad,
porque aquí hay peruanidad
les diré en este contexto.

ΙV
Que no se base el aporte
que le dimos al país
bajo el arcaico matiz
de la música y deporte.
Aunque a muchos no le importe
lo que el negro le ha ofrecido,
yo me siento agradecido
de tener su don de gente,
de ser afrodescendiente,
la herencia que he recibido.

1 comentario:

rosa elena reyes mora dijo...

Tube la oportunidad de conocer a este humilde y talentoso de décimas, Ernesto lopez desde muy niño, en su barrio, de Lucanas,Barrios ALtos a Asus 5 años, ya se veía de lejos el talento para las desimas. Pude verlo por ultima vez en la peña los Balcones de Barranco, con una decima Una negra Me hace Mueca!.
que el señor tengaen su gloria.
Rosa Elena Reyes Mora.